Si ya conseguiste tu primer trabajo, o si estás buscando tu primer empleo, te contamos esta guía con los 3 consejos para que puedas empezar a hacer tu camino.

En esta etapa se van a abrir nuevas oportunidades y lo importante es que puedas aprovecharlas al máximo. Y también, que entiendas cuáles son tus responsabilidades y compromisos para que puedas cumplirlos y construir tus pasos en el mundo laboral.

Primer trabajo: consejos para ordenar tus finanzas

Tus nuevos ingresos

A partir de comenzar a trabajar, vas a empezar a tener ingresos. Pueden ser mensuales, quincenales, semanales, diarios, variables o fijos, dependiendo del trabajo que tengas.

Si trabajás en relación de dependencia, además, dos veces al año también vas a recibir el aguinaldo, que es la mitad de tu sueldo más alto de los últimos 6 meses.

Pero lo importante de tener tus ingresos es que aprendas a administrar tu dinero, para mantener tus finanzas personales ordenadas. Un primer consejo es que anotes todos tus ingresos, especialmente si tenés más de uno o si varían de mes a mes. Así, vas a poder saber con cuánto dinero contás y organizar tus gastos en base a eso.

Además, al comenzar a tener ingresos demostrables, vas a poder acceder a nuevos productos y servicios financieros, como tarjetas de crédito o préstamos personales.

Esto es fundamental porque empezarás a generar tu perfil crediticio, donde se registran datos sobre tu situación laboral o financiera. Para las entidades crediticias esta información es clave al momento de ofrecer productos o servicios, ya que analizan los ingresos y capacidad de pago de sus posibles usuarios. Acá podés leer más sobre qué es un perfil crediticio.

Tus nuevos gastos

Tené en cuenta que al empezar a trabajar, puede que tengas gastos nuevos, como viáticos, comida, equipamiento especial, etc.

En el caso que trabajes de forma independiente y te adhieras al monotributo, deberás pagar mensualmente la cuota según tu categoría. Esta se establece en base a tus ingresos anuales y te permite unificar el pago de impuestos, de obra social y de aportes jubilatorios. Acá podés leer más sobre las categorías del monotributo.

Te recomendamos que, además de anotar tus ingresos, también lleves un registro de tus gastos, para calcular cuánto dinero necesitás al mes. Es importante que tengas en claro cuáles son tus gastos fijos, es decir los que tenés que pagar todos los meses. Una vez que pagas esos gastos, disponés del resto de tu dinero para usarlo como quieras.

También podés armar un presupuesto estimado por categorías y establecer cuánto querés gastar en cada una. Por ejemplo, en salidas, indumentaria, comida, entretenimiento, etc.

Aprender a administrarte es un camino, y anotar todos tus gastos mensualmente te ayudará a entender en qué y cómo usás tu dinero.

Tus nuevos hábitos

Seguramente deberás abrir una cuenta bancaria para recibir tus ingresos. En el caso de trabajo en relación de dependencia, se abre una cuenta sueldo, sin costos. Si trabajás de forma independiente, podés crear una cuenta bancaria gratuita para cobrar por tus trabajos y facilitar los pagos mediante transferencia bancaria.

Además de llevar un registro de tus ingresos y gastos, una buena práctica es separar una parte de tus ingresos para generar tu ahorro. Siempre es más fácil hacerlo con un objetivo concreto que quieras alcanzar. Acá te dejamos nuestra guía sobre cómo empezar a ahorrar.

Otro buen hábito es controlar tu informe crediticio frecuentemente, para corroborar que la información sea correcta y que mantenés un buen perfil. Podés hacerlo en Mi Cuenta, nuestra plataforma 100% gratuita.

Crear Mi Cuenta

mi primer trabajo

Tené en cuenta estos tips, ¡y empezá con el pie derecho! Tomá nota de estos hábitos para ordenar y llevar un control de tus finanzas personales.

EF
AR
1
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *