Para poder tener un ahorro a veces es necesario modificar algunos hábitos y crear otros. Esto puede llevar tiempo, pero son cambios que a largo plazo traerán sus beneficios.

Pero, ¿cómo ahorrar? Independientemente de tener ingresos altos o no, generar un ahorro se logra utilizando el dinero de forma planificada para que nos rinda. Veamos algunos tips para ahorrar dinero en el día a día:

Establecer un objetivo de ahorro

Lo primero que debemos hacer es establecer un objetivo de ahorro. Hace falta preguntarnos para qué estamos ahorrando. Puede tratarse de un proyecto a futuro o de una meta que nos proponemos alcanzar, como cambiar un auto, hacer un viaje, estudiar, hacer un regalo, o el objetivo que tengas en mente.

¿Se puede ahorrar sin un objetivo concreto? Sí, por supuesto, aunque no tener metas de ahorro puede dificultar la tarea.

Armar un plan de ahorro

Para construir este hábito es necesario tener una estrategia para ahorrar.

Esto requiere hacerse varias preguntas: entre ellas, cuánto dinero queremos ahorrar, y en cuánto tiempo. Puede ser un porcentaje de nuestros ingresos o una cantidad fija por mes. También se puede pensar en función del monto que debemos reunir para cumplir nuestro objetivo y del tiempo que queremos y podemos ahorrar.

Esto último es un punto importante: ¿nos ponemos en “modo ahorro” por algunos meses hasta cumplir un objetivo? ¿O queremos construir un hábito para toda la vida? Es decir: ¿es un ahorro a largo o corto plazo?

Ahorrar requiere un esfuerzo de nuestra parte, ya que tendremos que recortar algunos gastos y cuidar en qué usamos la plata, por eso es bueno saber de antemano cuánto tiempo durarán los sacrificios que hagamos.

Organizar las finanzas personales

Para eso es clave anotar nuestros ingresos mensuales y registrar nuestros gastos fijos y variables. 

Gastos fijos son aquellos que tenemos regularmente todos los meses y cuyo costo conocemos de antemano como un alquiler, obra social, los servicios y otros. Gastos variables son todas aquellos que no siempre tenemos y que no tienen un monto fijo por mes.

Una vez que sabemos cuáles son nuestros gastos fijos, podemos elaborar un presupuesto que nos permita conocer en qué gastamos el dinero. Ahora bien, difícilmente podremos recortar nuestros gastos fijos, por eso hay que prestar atención a los variables. 

Para ello también es importante definir nuestras prioridades, ya que no todo gasto es esencial:

¿Se pueden recortar algunos de estos gastos? ¿O reducir su frecuencia? ¿Qué pasa si no gasto en eso? Son ejemplos de preguntas a hacerse al momento de armar nuestro presupuesto mensual.

💪 Consejo FinDoctor: Existen distintas apps para llevar el control de tus gastos. Anotarlos en un cuaderno también ayuda a tomar noción y conocer exactamente cuánto dinero se destina a cada cosa.

Eliminar gastos innecesarios

De la mano con el punto anterior, planificar los gastos de antemano es una de las claves para reducir los gastos “hormiga”. Sin darnos cuenta, muchas veces gastamos en cosas que fácilmente podríamos haber evitado. 

Por ejemplo, si almorzamos en el trabajo, conviene llevar una vianda o snack de casa antes que salir a comprar al paso. O elegir el transporte público en vez de tomar un taxi.

En cuanto a otros gastos, como indumentaria, libros o electrodomésticos, se puede optar por elementos de segunda mano o usados, que siempre serán más baratos que algo nuevo.

💪 Consejo FinDoctor: Pensar cuántas horas o días de trabajo equivalen a cada gasto sirve para tomar consciencia de cuánto esfuerzo requiere cada uno.

Planificar las compras

Cuando vamos a un supermercado o comercio, armar una lista de las compras previstas de antemano, revisando lo que ya se tiene en casa y anotando lo que se necesita, es una buena costumbre. Es más probable que con una lista evitemos tentarnos y comprar cosas que no precisamos.

Este método se puede acompañar con la planificación de las comidas de forma semanal o quincenal, lo que puede ayudar a usar los alimentos que ya tenemos en casa de manera consciente e inteligente. Y sirve para evitar desperdiciar insumos.

Otro punto a tener en cuenta es que en ocasiones puede ser más económico comprar al por mayor. También suele convenir hacer compras grandes y llevar productos en cantidad. 

Aprovechar las promociones de bancos y tarjetas

Tanto las tarjetas de débito como las de crédito suelen ofrecer descuentos y beneficios en días específicos para hacer compras en distintos rubros. Conocer estas promociones de los bancos o de las tarjetas nos permite ahorrar dinero cada mes.

Otro de los trucos para ahorrar es canjear puntos que hayamos acumulado con la tarjeta, al momento de hacer una compra.

Aprender a invertir 

Utilizar instrumentos de inversión puede ayudarnos a aumentar nuestro ahorro. Para empezar, algunas herramientas pueden ser los plazos fijos o las billeteras virtuales que funcionan como Fondos Comunes de Inversión, como Ualá o Mercado Pago.

Entonces, ¿cuál es la mejor forma de ahorrar dinero?

Existen diferentes maneras, algunas requieren mayor esfuerzo y otras son posibles a partir de simples cambios en nuestra vida cotidiana.  

Sabemos que puede ser difícil, pero organizarte y empezar con pequeños pasos lo hace posible. Y con estos tips esperamos ayudarte y puedas empezar a pensar cómo organizarte para empezar a ahorrar. Porque acá estamos para ayudarte a mejor tu economía. 

☝️ ¿Estás buscando un préstamo?

 ¡Conocé las opciones disponibles para vos en nuestro comparador de préstamos online!

EF
AR
1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *