Las soluciones mágicas no existen, pero si tenés control sobre tus gastos y conocés tu capacidad de pago y -en lo posible- de ahorro, podés mejorar tu economía

Y no se trata de conseguir un enorme préstamo que te permita saldar todas tus deudas de una sola vez, porque por más que lo consigas, si no lo utilizás racionalmente solo vas a postergar tus problemas. Y nosotros estamos acá para ayudarte a resolver esos problemas.

Es que sanar tu economía empieza por cambiar algunas costumbres y por hacer algunas cosas nuevas. Por eso te dejamos esta guía con claves para mejorar la economía.

La guía es rápida pero las costumbres se adquieren de a poco. Y lo importante es empezar, así que hoy mismo elegí el consejo que te resulte más fácil y comenzá por ahí. Estamos seguros de que te va a ayudar a mejorar tus finanzas personales y entender cómo ahorrar dinero.

#1.   Llevá un control de tus gastos:

Pensá y anotá tus gastos fijos, los que tenés cada mes. Todos: alquiler, impuestos, seguros, transporte, supermercado. Y aparte anotá tus gastos variables: lo que gastaste en una salida, quiosco, un gasto que no tenías pensado… Y sumalos. 

Hacelo cada día, como un hábito nuevo. Porque todos los gastos suman y a veces no tomamos dimensión de lo que gastamos y no sabemos en qué se va nuestro dinero. 

Pero si sabés y controlás cuánto y en qué gastás, es más fácil evitar sorpresas y confusiones.

#2.  Registrá tus deudas:

Vamos a terminar con estas que te sacan el sueño… Pensá qué deudas tenés, anotalas y proponete empezar a pagarlas. Empezá por la que sea posible o la que sea más importante. Y pensá un plan de pagos con plazos que sean reales para vos. Vas a ver cómo de a poco vas achicando esas deudas que tanto te preocupan.

#3.  Medí los gastos con tarjeta de crédito:

Muchas veces las tarjetas nos ayudan a financiar gastos que no podríamos pagar de una sola vez o en este momento. Nuestro consejo es que prestes mucha atención a ese uso, y calcules que, en muchos casos, la financiación de tarjetas implica intereses altos.

Además, recortar gastos innecesarios y cuotas con interés te permiten ahorrar dinero en el corto plazo.

#4.  Ahorrá con un objetivo:

Aunque te parezca imposible en esta situación, tratá de separar algo de dinero para ahorrar, aunque sea mínimo. Hay varias formas de ahorrar. Una es separar cada mes una cantidad de dinero que sea tu reserva para un objetivo puntual: enviarle plata a tu familia, un cumpleaños, reforma de casa, un nuevo alquiler… lo que sea importante para vos. 

Empezar a ahorrar es una costumbre importante y sana. Y siempre es más fácil tener objetivos de ahorro que sean importantes y prioritarios para vos. 

En nuestro sitio vas a encontrar consejos e información para organizarte, aprender más sobre educación financiera y conocer productos que pueden ayudarte a mejorar tu economía familiar.

Y si necesitás encontrar un préstamo, en nuestro nuestro comparador de préstamos encontrarás distintas alternativas para tu perfil. O mirá estas opciones y elegí la que más te conviene 👌.

EF
AR
1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

02 Comentarios